sábado, junio 11, 2011

Cuidado con las palabras

Las palabras son importantes, una vez escuchadas o leídas ya no se pueden desmentir, se vuelven un hecho, se vuelven reales, como dice un refrán muy en boca de los abogados, “soy dueño de mi silencio y esclavo de mis palabras”, por eso es que las madres de antaño decían a sus hijos, “piensa antes de hablar”, por que luego no hay vuelta atrás, la rueda del tiempo en nuestra realidad solo tiene un dirección, y si para los hombres la palabra no es verbo, no es menos cierto que la palabra siempre genera consecuencias, bien inmediatas, bien tardías, bien para nosotros, bien para otros, bien positivas o negativas, pero sí hay una cosa clara, es que esas consecuencias se producen. Si la palabra es acto, la consecuencia es inevitable...

En esta ocasión, no le haré el camino fácil, no le alimentaré la dependencia del hipervínculo (salvo con la base de datos de este blog), si rechazo como irracional y esclavista la “cultura de la dependencia”, en esta ocasión haré un acto de fe sobre el punto, y si quiere contrastar mis dichos, no le quedará otra que buscar por Ud. mismo, hágalo, por que tal vez no solo compruebe lo que le estoy diciendo, tal vez encuentre y relacione alguna información de la que nadie se ha percatado, y si es así, pues avíseme, por que el conocimiento es lo único que jamás es suficiente.

Dicho lo anterior, quiero alertar sobre el uso de ciertas palabras y expresiones, muy en boga en momentos de descontrol, por que sin saberlo, Ud. puede estar insultando a su propia familia.

Cuidado con llamar indio a alguien, o hablar del “problema mapuche”, hay más de un 80% de probabilidades de que Ud. tenga sangre indígena.

Cuidado con sentirse orgullos de ser 100% Mapuche, lo más probable, según lo demuestra la divergencia de tiempo entre la hipótesis Clovis (13.500 años atrás), sobre el poblamiento en América, y la antigüedad de los yacimientos arqueológicos de Monte Verde (14.800 años atrás) y Pilauco Bajo, en las cercanías de Puerto Montt, lo más probable, como lo demuestran los estudios genéticos de la gallina araucana, es que Ud, y por ende todos nosotros (o la mayor parte de la población), tengamos ancestros polinesios.

Cuidado con ponerse antisemita, desde la época Visigoda en el siglo VII, hasta el tiempo de los reyes católicos en el siglo XV, una gran cantidad de Judíos se convirtió por propia voluntad, por temor o por la fuerza al catolicismo, recordemos sin ir más lejos, que el famoso Torquemada, jefe de la Inquisición, era un judío converso, por lo que hay una alta probabilidad estadística que Ud. tenga sangre Judía.

Cuidado con ser racista con negros y asiáticos, sepa que en un tiempo la población negra y sus descendientes directos superó el 10% de la población, y ellos luego de la Independencia, el 12 de Febrero de 1818, no se fueron al África. En el caso de los asiáticos, cuidado sobre todo en el Norte ¿dónde cree que se quedaron los Chinos liberados de la esclavitud en Perú luego de la Guerra del Pacífico?

Por eso cuidado con las palabras, cuidado con los insultos, pues en una de esas además de tener genes Europeos, además de ser Chileno, Ud. también es Mapuche, Judío, Negro y Chino.

Etiquetas: , , , ,

9 Comments:

Blogger Violante Cabral said...

Creo que hay palabras mas feas que decimos todo el tiempo sin pensar, y como te he contado, detesto la “rotería” gratuita. Quiero cree que los epítetos peyorativos como gentilicios son menos peligrosos que adjudicarles a grupos étnicos determinados defectos o “pecados”. A raíz de lo pasado, le conté a mi Ma y me dijo que cuando era chica y se enojaba con su prima Greta, ambas se insultaban mutuamente gritándose "judía de mierda”. Es que estaba en el ambiente. Yo misma cuando mi ex cuñada me exasperaba le decía “Don´t be so Jewish!” Supongo que no podemos evitar que cuando alguien se mandé un condorito recordar su origen Ej. En Twitter cada vez que insultan a Hinzpeter se acuerdan que es judío, pero cuando un judío hace algo bueno, nadie recuerda su origen

11 de junio de 2011, 20:05  
Blogger Heitai said...

Cuando se "me corre la teja", me pasa lo contrario, es decir, mientras más molesto estoy, mis insultos suelen ser más racionales, por alguna razón por eso termino siendo más hiriente, termino "personalizando" el insulto y luego, ya metí la pata hasta el fondo.

11 de junio de 2011, 20:57  
Blogger Violante said...

A mi me pasaba de joven, nunca echaba garbatos cuando me enojaba, pero terminaba siendo más hiriente.

12 de junio de 2011, 08:32  
Blogger Javier Bazán said...

Heitai:
Algo pensaba decir en mi próximo post sobre lo acabas de contar, ya sea de la ascendencia mapuche o de la polinesia. También me estuvo rondando en la cabeza.Por eso, en mi último post mencioné que los izquierdistas creaban problemas donde no los hay, al hablar de 'etnia mapuche'. La Constitución dice que todos somos chilenos, sin importar el origen.

Cada cultura tiene su 'indio'. En la cultura norteamericana se habla mal de los irlandeses como si fuesen tontos.

12 de junio de 2011, 09:20  
Blogger Heitai said...

Doña Violante, fui así de niño, adolescente, joven y ahora, y lo seré de viejo, solo que trato de no enojarme tanto, por que ahora sé "mejores y más hirientes palabras".

Espero que esos estudios de genética sean contrastados en pocos años, será una buena publicidad para tener una liga de Rugby decente. Jaja… ya se sabía además de similitudes en la lengua y la forma de cocinar, entre pueblos de la polinesia y los mapuches.

Acabo de pensar en algo…. siempre he escuchado la cantinela de que los mapuches y los judíos son porfiados... ¿qué se puede esperar entonces de tipos como Yo, que como ya dije, hay alta probabilidad de que tenga genes mapuches, judíos, si le sumamos los genes vascos, andaluces, y franchutes que pululan por mis apellidos? jajaja.... No tengo remedio...

12 de junio de 2011, 12:53  
Anonymous Anónimo said...

Me quedó grande el post...tendré que leerlo de nuevo.

Yo me he fijado que todas mis amigas de la infancia ahora son rubias, pero antes eran de pelo oscuro...hay gente que no reconoce la diferencia...Me da igual.

Sí he notado que la etnia mapuche se está creyendo el cuento que por ser autóctonos, son superiores moral y culturalmente al resto...

15 de junio de 2011, 22:03  
Blogger Heitai said...

No hay etnia mapuche, solo mestizos. Claro que algún imbécil que se las da de antropólogo puede decir que si alguien tiene determinado porcentaje de genes mapuches es indígena... el problema es que eso se llama eugenesia, y esas prácticas fueron condenadas en los juicios de Nuremberg. Los defensores de la causa Mapuche o son ignorantes o son racistas, no hay de otra

16 de junio de 2011, 07:20  
Blogger Omar Audicio said...

Me parece que los insultos son malos y peligrosos, pero son tontos (especialmente el racismo) y fáciles de detectar. Creo que lo más peligroso de todo son las "palabras talismán". Son palabras que tienen una carga emocional tan grande, que quién las emplea puede usarlas con un efecto inmenso sobre el ánimo de las personas que no reflexionan lo suficiente.

Por ejemplo, las palabras lucro, mercado, negocio (o negociado), mercader, negociante...palabras r original no tiene nada de malo, pero que la izquierda usa como porra moral para golpear, y que hasta un gobierno de centro derecha se siente obligado a no usar.

La palabra "derecho", es como un amigo izquierdista, pero la palabra "deber" es facha. ¿por qué?

"Quiero ganar dinero" dí esa frase, tan cierta, y te odiarán para siempre.

En fin, el lenguaje tiene vida propia.
Saludos!

16 de junio de 2011, 18:57  
Blogger Heitai said...

Tienes razón. Yo tengo la teoría que el primer hombre, aquel que se irguió en 2 pies y salió de África, fue de derecha, los que se quedaron atrás, eran simios de izquierda, no sabían caminar, pero aullaban muy bonito, cuando se quedaron solos, lamentablemente siguieron al resto de la humanidad.

Y ¿sabes? Yo SÍ quiero ganar dinero!!! jaja

Gracias por la visita Omar.

16 de junio de 2011, 20:07  

Publicar un comentario

<< Home