jueves, enero 10, 2013

Robando el Futuro

 Escolta asesinado 07.09.1986

Al principio de este blog, prefería Yo los post breves, de solo un par de ideas y una breve conclusión, algo me ha pasado por que la mayoría se me ha alargado más de lo que me hubiera parecido razonable, si incluso me he visto en la necesidad de partir algún post en 2 partes. Ahora, en estos días, donde por fin el calor ha llegado, pero por cierto en nada comparable a los días de asado al vapor del verano pasado, me veo en la situación que no tengo mucho que hacer, a fin de cuentas lo que se debía hacer y sobre todo encontrar, fue hecho y encontrado, quedando ya en manos del destino la parte final de mis labores, ese toque de suerte, no garantizada pero necesaria, por fortuna, en este caso, puedo ayudar a esa suerte con el simple argumento de la paciencia y el tiempo. Me sentaré en la puerta de mi casa, esperando ver pasar el cadáver de mi enemigo dice un refrán oriental, en mi caso lo cambiaría por me sentaré en la puerta de mi casa, esperando el objetivo de mi viaje. Bien sabido, que en ocasiones suelo hacer reflexiones personales en este blog, y esa es una de esas, si no lo ha entendido, esta bien, es algo personal y si lo entendió ¡cierra la boca!, significa que me conoces,..y sabes que soy un tipo, digamos... poco dado a las consideraciones. Dicho lo anterior, poco es más improbable que mi cabeza se quede en un sitio de blancas nubes, cielo azul, y praderas verdes a descansar luego de lo realizado, esta tiene la desagradable costumbre de saltar de asunto en asunto, y con lo que se ha visto en los últimos tiempos, en este muladar de país, no le ha resultado posible a esas neuronas, dejar de funcionar y tomar un respiro.

Ya lo dije en post pasados, estamos solos, solos, y lo peor, aislados, somos como una enorme colmena de insectos, sin dirección, sin cabeza, sin orden, llevados al matadero por falsos líderes. Nuestros líderes ya no están, todos están muertos, los que formaron lo que hoy existe, quienes eran sus defensores nos han dejado, víctimas de las balas, la enfermedad y el simple paso del tiempo. Y quienes debían defender ese legado, no son más que escoria rastrera, sin excusa, sin disculpa, sin defensa, traidores sin más.

No hay nada más abyecto que el traidor, traidor a los suyos, a sus mentores, a sus hombres, por que no hay nada más abyecto que la traición. Todo traidor es tanto un resentido, un egoísta, como un mentiroso y cobarde. Ser fiel al legado, a las convicciones, a la razón, al futuro y al pasado, se ha tornado anacrónico, molesto, demente, inoportuno, es mejor mirar para el lado, negar el pasado, vender el futuro, mentir, engañar, ser irracional, preocuparse de tu bolsillo, de tu posición, de tu propio futuro.

Es una triste realidad, que quienes formaron lo que hoy existe, cometieron un grave error, al elegir sus colaboradores, como ya dije escoria rastrera sin excusas. longueiras, cheyres, chadwicks, fuentealbas, larraines, saiehs,  y una enorme lista, que parece con el paso del tiempo solo crecer, demuestran por cierto la podredumbre moral de una sociedad, salvada por pocos, a costa de sangre y dolor, y aprovechada por muchos, a costa de quienes los salvaron, y del sistema que Ellos crearon, si tienen ya lo que necesitan que importa que se cierren las oportunidades a los demás.

Nos están robando el futuro, cada día nos quitan un poco más y nos regresan al pasado, al mismo muladar de hace 50 años, cada día somos menos libres y más números. ¿Cuándo será el día el que ese mal nacido de joseph vladimir mañalich nos obligará a tatuarnos un número en un brazo? no crea que algo así no ha pensado, si el malparido nos convirtió a todos en una bolsa de carne lista para despostar una vez muertos, con la colaboración de los cobardes, y los gritos aullantes del simiaje nacional.

Y ¿sabe que es lo divertido?, que aún no nos podemos dar cuenta, de quienes somos, de cuantos somos, de lo que podemos, de lo que haríamos juntos. Al final, el problema no es la escoria que nos representa, el problema somos nosotros, esa carencia vital de un motor, de un punto de unión que nos devuelva lo que fue nuestro, nuestras vidas, nuestra esperanza, nuestro Futuro. Algo nos falta, y de corazón espero lo descubramos pronto, antes que todos estemos convertidos en carne quemada.

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Comments:

Blogger Javier Bazán said...

Son pocos. Sin embargo, es posible torcer el futuro a nuestro favor. Acuérdate de que nadie pensaba que caería el Muro de Berlín, o que la UP terminará.

12 de enero de 2013, 11:06  
Blogger Heitai said...

Eso mismo creo, que es posible dar vuelta la tortilla, y que es más fácil de lo que pensamos, solo falta "algo".

12 de enero de 2013, 13:34  

Publicar un comentario

<< Home